En punto muerto, vales de despensa para 311,800 trabajadores de la CDMX

La Licitación pública de Vales de despensa SAF-DGRMSG-LP-08 por 3,852 millones de pesos para el otorgamiento de vales de despensa a los trabajadores de la Ciudad de México, fue declarada desierta por Sergio López Montecino, director general de Administración de Personal y la Mtra. Yessica Luna, directora general de Recursos Materiales del gobierno capitalino.

En una sesión poco clara y salpicada de sospechas, López Montecino y la declaró desierta, dijeron asistentes a dicha reunión.

Estos funcionarios argumentaron que los licitantes deberían exhibir un contrato comercial con la cadena de tiendas de gobierno llamadas Superissste, condición que no formó parte de las bases de la licitación, mismas que fueron publicadas por la secretaria de finanzas de la CDMX el pasado 8 de noviembre, con lo que se viola la vigente Ley de Adquisiciones de la Ciudad de México.

El interés colectivo, dijeron personas cercanas a la licitación, de los más de 300 mil trabajadores de las 16 alcaldías, bomberos, trabajadores del sector salud, policía, drenaje profundo, pavimentado y del resto de las entidades del gobierno pasaron a segundo plano porque se favoreció a la empresa Servicios Broxel, de Jose Antonio García León, quien ganó la licitación los últimos dos años.

Los vales de despensa que otorga el gobierno capitalino a sus empleados son aceptados en tiendas como Chedraui, Soriana, Walmart, y en unas 23 mil tiendas de abarrotes, mercados y misceláneas.